logo


206 adultos egresan de Quimahue

Discurso de la Directora Sra. Teresa Jotar, en la Ceremonia de Licenciatura CEIA Quimahue 2017

Cañete, 22 de noviembre de 2017.

Charles Lutwidge Dogson, conocido por su seudónimo Lewis Carroll, fue el creador de “Alicia en el País de las Maravillas” un libro en el que un mundo fantástico se devela ante una niña que cae por un agujero después de seguir a un peculiar conejo. En donde la magia, los sueños, las preguntas y respuestas responden a una lógica que no es tan lógica… sino que muchas veces raya en la locura.

Es esa peculiaridad la que insertó en su obra al crear personajes y conversaciones que parecen no tener sentido, pero que en verdad son inteligentes juegos de lógica que retan la realidad, una lógica y una realidad que si las llevamos a nuestra vida cotidiana, cobran vida y sentido. Que es nuestra vida sino una serie de situaciones que a veces son muy lógicas, pero otras veces no podemos encontrar las razones del por qué ocurren.

Cuántas veces hemos estado frente a un agujero obscuro que no nos permite ver la salida, cuántas veces hemos enfrentado imposibles que nos atemorizan y paralizan. Cuántas veces hemos pensado que no vamos a poder, que no podremos lograr llegar a esa meta con la que hemos soñado tantas veces y que tan esquiva se torna.

Todos los que estamos hoy aquí presentes y en especial ustedes queridos egresados, han sentido alguna vez que la vida ha perdido el sentido, qoe el camino se escabulle y que no tenemos claro para donde vamos o por qué o para qué estamos. Sin embargo, algo se nos presenta que logramos encontrar el sentido y retomar esa senda que nos habíamos trazado alguna vez y que abandonamos, ya que todo lo que nos sucede en esta vida, TODO, tiene un sentido y un por qué. Sólo tenemos que detenernos y encontrar esa razón, encontrar esa moraleja para nuestra vida como respuesta.

Eso es lo que los une a todos ustedes, son un grupo de jóvenes y adultos que siendo tan diferentes los unos a los otros, persiguieron un mismo sueño al momento de entrar en este agujero que no conocían pero  que tenían la esperanza de poder encontrar esas respuestas que tanto buscaban.

¿Quién decide lo que es apropiado?

Para ello hay que tomar decisiones, siempre estamos frente a situaciones que nos desconciertan pero ¿quién nos enseña a decidir?… pues la vida. Ella se encarga a través de nuestra voz interior a tomar el mejor de los caminos, es por ello que si bien es cierto debemos escuchar los consejos y opiniones de los que nos rodean, al que de verdad debemos escuchar es a ese yo interno que nos habla, debemos aprender a escucharlo y discernir entre la verdadera voz del corazón y otras voces externas que nos llevan a tomar caminos inadecuados. Detente, cierra tus ojos y escucha tu corazón… no te equivocarás. Solo tú y tu conciencia sabrán que es lo más apropiado para ti y el camino que debes de seguir.

Si las dudas te agobian y no encuentras las respuestas que buscas, recurre a tu imaginación, ya que la realidad muchas veces es relativa, lo que es bueno para otros no necesariamente será bueno para ti, estamos enfrascados en realidades que son el resultado de muchas experiencias, pero ninguna de ellas es tuya, no te dejes engañar. Hay muchos caminos inadecuados que están sembrados de buenas intenciones. Busca los caminos en  base a tus propias experiencias y no la de los demás.

Sin duda que muchas veces querrás tomar caminos que te señalarán como un loco, voces que te indicarán que ese camino no lo debes de tomar, que te irá mal, que no resultará, atrévete a equivocarte, atrévete a caminar el camino que tú y tu corazón desean caminar, arrepiéntete mañana de lo que haces, no te arrepientas de aquello que no hiciste o dejaste de hacer.

Habemos muchas personas en este mundo que nos creemos dueños de la verdad, sobre todo los profesores quienes les indicamos por donde ir, por donde caminar. No digo que no seamos útiles, somos los llamados por excelencia a alumbrar los caminos, no somos jueces para juzgar sus conductas, ni somos sus padres para castigarles, somos sólo educadores que les alumbran el sendero, pero finalmente la decisión es sólo tuya. Nunca olvides, toda acción tiene una consecuencia, tú decides…