logo


Los Walton Avilés aportarán la mitad del segundo FIS que levanta Ameris

Al destinar recursos por US$ 3 millones, el matrimonio Walton Avilés se convertirá en el mayor aportante del segundo Fondo de Inversión Social (FIS), una iniciativa surgida en la firma financiera chilena Ameris Capital, y que utiliza esta herramienta del mercado financiero para destinarla a financiar proyectos que tengan un objetivo social.

Este será el segundo FIS que levanta Ameris -el primero debutó en 2010, cuando la empresa se llamaba Claro y Asociados-, y en esta segunda versión, que proyecta levantar US$ 6 millones en total, ya hay comprometidos 23 inversionistas. Además del matrimonio Walton Avilés, destacan José Luis y Carolina del Río, Horacio Pavez, Patricia Matte, Marion von Apen, Adela Ibáñez, Jaime Sánchez, Eduardo Muñoz, Gonzalo Martino, Jaime Danús y Rodrigo Guerrero.

“Se trata de inversionistas dispuestos a apostar por iniciativas que tengan, además de un retorno financiero, un alto impacto social”, precisa María José Montero, cofundadora y gerenta de FIS-Ameris.

“Buscando una forma de aportar en iniciativas que tuvieran un claro enfoque social, evaluamos distintas alternativas y decidimos invertir a través de FIS-Ameris. Nos interesa potenciar la inversión de impacto en Chile, porque la consideramos una herramienta valiosa, efectiva y que ha sido ampliamente utilizada internacionalmente”, explica Lucy Ana Avilés.

Además, en este segundo FIS, Corfo comprometió $400 millones en recursos -$80 millones por cinco años- para proyectos en etapas preliminares y que con un aporte de US$ 50 mil puedan mejorar su situación y optar a un financiamiento mayor posteriormente.

“En esta oportunidad queremos apoyar con capital a diez proyectos, con un plazo de diez años, y, con los recursos de Corfo, preinvertir o acelerar entre 10 y 15 iniciativas”, explica María José Montero.

Creado en 2010, el FIS -que en su primera versión contó con el apoyo de 21 aportantes que levantaron US$ 4,5 millones en capital- invierte en instituciones que están resolviendo problemas sociales en la base de la pirámide y con grandes necesidades de financiamiento. Las áreas son educación, medioambiente y emprendimiento social. En términos de rentabilidad social, ha beneficiado hasta la fecha a 9.500 personas vulnerables del país.

En diciembre pasado, FIS-Ameris fue reconocido por el ranking internacional GIIRS (Global Impact Investing Rating System) como uno de los “mejores fondos para el mundo”.

Fueron siete empresas chilenas las que recibieron aportes desde US$ 500 mil y hasta US$ 1 millón: Lumni, Promoeduc, La Protectora, Techo, Quimahue, Late! y Chilerecicla.

El FIS está dirigido exclusivamente a apoyar a instituciones, fundaciones u otras entidades que tengan un impacto social y que sean sustentables en el tiempo. No se trata de donaciones ni filantropía pura, porque, al igual que el resto de los fondos, luego de un período recupera el capital invertido, obtiene una rentabilidad moderada y liquida su posición. En la mayoría de los casos, el financiamiento es través de deuda.

“No financiamos proyectos en etapa “start up”, sino que lleven un tiempo funcionando, que han demostrado resultados sociales y que tienen un modelo de negocios detrás que les permite lograr autosustentabilidad y nosotros les ayudamos a escalar”, dice María José Montero.

El Mercurio, 30 abril 2017.

¡Déjanos un comentario!

*

captcha *